Las obras del metro que hallaron un barco islámico en Plaza Nueva

Sevilla ha sido, durante siglos, cuna de muchas de las civilizaciones que han marcado la Historia. La ciudad, insondable y misteriosa a veces, ha ido desvelando algunos de los secretos que oculta su pasado. Uno de ellos, quizás de los más llamativos, salió a la luz en 1981, durante las obras de construcción de un futuro metro. El proyecto especificaba que la entrada a uno de los túneles, así como una estación, estarían situados en Plaza Nueva. Sin embargo, ninguno de los implicados en las obras podía sospechar lo que se encontrarían en los primeros días de trabajo.

Un pozo circular de 40 metros de diámetro, rodeado de una pantalla de hormigón, fue el eje central de la construcción. Durante los trabajos de vaciado y drenaje se encontraron abundantes restos arqueológicos, de cuya vigilancia y recuperación se encargó el entonces director del Museo Arqueológico Provincial de Sevilla, Fernando Fernández Gómez.

Entre los hallazgos había cerámica islámica, restos de columnas de mármol y varias ánforas. Sin embargo, había dos tesoros que destacaban por encima de los demás: un ancla y restos de un barco hallados en plena Plaza Nueva.

Leer el artículo completo: Sevilla Ciudad
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)