Evidencias arqueológicas de Guerra Química hace 1.700 años

Una de las características distintivas de la Primera Guerra Mundial fue el uso generalizado de las armas químicas. Gases de diversa letalidad, incluyendo el gas mostaza, fosgeno y gas lacrimógeno, que se utilizaron para desactivar y matar a miles de personas. Aunque las armas químicas desempeñaron un papel importante durante la Gran Guerra, su uso se puede fechar a un período muy anterior de la historia. Así lo pone de relieve un yacimiento situado en Siria, concretamente en Dura Europos según recoge la web Ancient Origins.

Una de las primeras referencias al uso de armas químicas en la literatura occidental se halla en el mito griego de Heracles, en la que el héroe se sumerge sus flechas en la sangre de la Hidrapara que sean tóxicos. También se ha afirmado que las flechas envenenadas fueron mencionados por Homero en sus dos epopeyas, la Ilíada y la Odisea.

Actas de la utilización de armas químicas también aparecen en las antiguas civilizaciones de Oriente. En India, por ejemplo, el uso de venenos durante la guerra se puede encontrar tanto en el Mahabharata y el Ramayana. Por otra parte, las recetas de armas tóxicas se pueden encontrar en la Kautilya Arthashastra, que data periodo Maurya de la India. En China, hay escritos que describen el uso de gases tóxicos por los defensores de una ciudad. Los humos tóxicos, producidos por la quema de las bolas de mostaza o otros vegetales tóxicos, se bombearon en túneles cavados por un ejército sitiador usando un fuelle.

Leer el artículo completo: Revista Enigmas
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)