El sarcófago del fundador de la Cartuja, de mudanza

En la capilla de Santiago de la Catedral de Sevilla se halla el sepulcro del arzobispo Gonzalo de Mena y Roelas, un personaje desconocido para la mayoría de los sevillanos a pesar de la importancia que tuvo en la ciudad, donde fundó la Cartuja de Sevilla en 1400 y el hospital de la Gracia o de los Reyes, cuya finalidad era atender a las personas de raza negra. De hecho, fue hermano mayor y protector de Los Negritos. El sepulcro se encuentra en mal estado, por lo que el Cabildo catedralicio proyecta restaurarlo y, aprovechando la ocasión, trasladarlo desde la pared a la que está adosado hasta el centro de la capilla, recuperando su posición original, según ha podido saber ABC.

El arzobispo era natural de Toledo y murió en el año 1401. Gonzalo de Mena fue un noble, obispo de Calahorra y de Burgos, consejero real y tutor de Enrique III de Castilla, al que aconsejó retornar a la obediencia al Papa de Avignon, Benedicto XIII, el Papa Luna. A lo largo del tiempo, su sarcófago sufrió varios traslados, probablemente traumáticos, que han dejado como testigos una serie de lesiones y transformaciones que se pueden ver con una simple observación ocular. En un principio, el sepulcro estuvo en la Catedral y después se trasladó a la Cartuja en 1594, donde estuvo hasta la Desamortización de Mendizábal. Regresó a la Catedral alrededor de 1849, donde ha permanecido hasta el momento adosado a un muro que da al patio de los Naranjos bajo un gran ventanal con una vidriera que representa la conversión de San Pablo.

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)