El líder nazi del Ku Klux Klan que se voló la cabeza cuando se supo que era judío

«No tengo nada por lo que vivir. Voy a hacerlo». Estas fueron las últimas palabras que, según se cree, dijo Daniel Burros (un líder nazi del Ku Klux Klan) antes de morir de un disparo en la cabeza. Un tiro que se pegó él mismo después de que llegara a sus oídos que el mundo iba a descubrir su origen judío. Y es que, detrás de los mensajes de racismo, odio y muerte de este «Gran Dragón» de la triple «K» había un pasado semita, pues había estudiado en una sinagoga y educado en la fe de esta religión. Una verdad que, según parece, no pudo resistir este joven de 28 años, que prefirió despedirse del mundo a su única alternativa: afrontar las miradas inquisitorias de sus compañeros. Todo ello, después de que un periodista del diario «New York Times» publicara los pormenores de su vida. Con aquellas líneas mató, sin saberlo, a uno de los máximos exponentes de esta organización racista en Nueva York.

La de Burros fue una de las historias más oscuras dentro del pasado centenario que atesora esta organización xenófoba de patente estadounidense. Un grupo que ha vuelto a recibir los focos de la notoriedad después de que los ciberactivistas de Anonymous afirmaran hace varios días que iban a desvelar la identidad de más de 1.000 de sus miembros. Una información, en principio, protegida por el Ku Klux Klan. De hecho, hace algunos meses ya se filtraron en la Red los datos personales de varios socios de este clan (entre los que destacaban cuatro senadores republicanos) del que los «hackers» se desvincularon. Ayer, por el contrario, hicieron temblar de nuevo a internet como cada 5 de noviembre. Una fecha en la que se movilizan contra la censura en la Web haciendo honor a Guy Fawkes, quien protagonizó un ataque al parlamento inglés ese mismo día, aunque en 1605.

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)