23 de noviembre, el día que Sevilla dejó de ser musulmana

Un 23 de noviembre, tal día como hoy, Sevilla se rendía a las tropas de Fernando III. Era el año 1248, y habían pasado 14 meses y tres días de incansable sitio en la penúltima gran urbe de Ál-Ándalus. Una de las empresas más importantes, y difíciles, de la Reconquista.

No fue fácil para los cristianos entrar en Sevilla. Para entender la conquista de la ciudad, hay que remontarse a 1247, cuando Fernando III tenía su base de operaciones en Alcalá del Río. Según cuenta el explica el catedrático Manuel García Fernández en su artículo »1248: La conquista de Sevilla», el monarca permaneció en la localidad hasta el 15 de agosto, día en el que él y su ejército bordearon Sevilla e hicieron noche en la otra Alcalá, Alcalá de Guadaíra. Los objetivos eran dos: aproximarse a San Juan de Aznalfarache y cortar el suministro de víveres, y ofrecer cobertura a la flota naval que venía de Sanlúcar de Barrameda.

Los refuerzos navales se esperaban con impaciencia, pues Fernando III sabía que eran imprescindibles para tomar la ciudad. Por ello, el encargo del rey cristiano fue claro: había que armar en Cantabria una flota fuerte y preparada para hacer la guerra en el Guadalquivir. Se construyeron 16 embarcaciones en los astilleros de Santander, Castro Urdiales, San Vicente de la Barquera y Laredo. Este es el origen de la peculiar relación entreCantabria y Sevilla, y la razón de que el escudo de la comunidad norteña contenga un río, una torre y un puente. Además, se calcula que fue preciso enrolar al menos a 1000 hombres entre marinos, galeotes y gentes diversas de armas. Durante los meses siguientes, las tropas cristianas de Castilla se afanaron por dominar el río, el Castillo de San Jorge y el inexpugnable Puente de Barcas, que comunicaba el arrabal de Triana con la ciudad.

Leer el artículo completo: Sevilla Ciudad
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)