Un científico ruso se auto-inyecta una bacteria de 3,5 millones de años

¿Hemos encontrado el camino hacia la inmortalidad? Según Anatoli Brouchkov, jefe del Departamento de Geocriología de la Universidad Estatal de Moscú, estamos cerca. El científico ha decidido auto-experimentar en su propio cuerpo los efectos de Bacillus F, una bacteria de 3,5 millones de años de antigüedad que él y su equipo descubrieron en 2009 en una montaña de Siberia. “Desde entonces trabajo durante más tiempo y no he padecido la gripe en los últimos dos años”, ha explicado el investigador en una entrevista concedida a la televisión rusa.

Obviamente, sus observaciones no tienen validez científica, ya que para ello se necesitarían hacer ensayos con muchos más individuos, y también controlar los efectos de otras variables. No sabemos si el excelente estado de salud del profesor Brouchkov en los últimos años se debe a la auto-inyección de la longeva bacteria en su cuerpo, o bien a otros factores como el estilo de vida o la dieta, por ejemplo.

Sin embargo, el científico no eligió esta bacteria por casualidad: desde su descubrimiento, varios grupos de investigación han llevado a cabo ensayos en animales, encontrando sorprendentes resultados sobre el impacto de la bacteria en su longevidad y fertilidad: "Hemos hecho experimentos con copépodos, con ratones, y con cultivos y células de sangre humana.

Leer el artículo completo: Ciencia Xplora
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)