Los interrogantes abiertos sobre la extraña muerte del Papa Juan Pablo I

A finales de septiembre de hace 37 años, el Papa Juan Pablo I fallecía de un infarto solo 33 días después de iniciar un papado que prometía inyectar aire nuevo a la Iglesia católica. Las extrañas circunstancias de su muerte y el hecho de que nunca se le realizara oficialmente una autopsia han alimentado durante décadas las teorías de la conspiración más enrevesadas. ¿Había un sector eclesiástico preocupado por las posibles reformas que trajera consigo el nuevo pontífice? Desde luego, más allá del fangoso campo de las conspiraciones, siguen existiendo demasiados interrogantes sobre una muerte que marcó 1978, «el año de los tres papas».

Si bien el tiempo que el italiano Albino Luciani, de 65 años, ocupó la silla de San Pedro fue muy breve, más lo fue el tiempo que tardaron en elegirle en el cónclave de agosto de 1978, el más corto del siglo XX. Albino Luciani, que había nacido en la pequeña localidad italiana deForno di Canale (Belluno) escogió el primer nombre compuesto para un pontífice, Juan Pablo, gesto con el que pretendía honrar a sus dos predecesores, Juan XXIII, que le nombró obispo, y a Pablo VI, que le nombró Patriarca de Venecia y cardenal. No en vano, la rapidez con la que fue elegido en el cónclave no significaba, ni mucho menos, que hubiera una única corriente durante elección. Los cardenales estaban agrupados en sus preferencia entre los conservadores, que apoyaban al cardenal Giuseppe Siri; los más «progresistas», con Giovanni Benelli como candidato; los cardenales internacionalistas, organizados en torno a Karol Wojtyla, el futuro Juan Pablo II; y finalmente la corriente mayoritaria a favor de Luciani.

Leer el articulo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)