¿Cómo nacieron los signos de puntuación?

Cuentan que a comienzos del reinado de Carlos I de Portugal, el ministro de Justicia le presentó al monarca un expediente de indulto a un reo en el que le expresaba su opinión con una nota al margen: «Perdón imposible, que cumpla su condena». El Rey, sin embargo, cambió de lugar la coma dejando la frase en «Perdón, imposible que cumpla su condena» y a continuación escribió de su puño y letra un «concedido» y firmó. La anécdota, que se hizo muy popular, muestra cómo una coma puede cambiar una frase... y hasta una vida.

«La coma, los dos puntos y el punto y el coma, así como sus parientes ortográficos, son partes integrales de la escritura» que «destacan las estructuras gramaticales y ayudan a transformar las letras en palabras e imágenes mentales», explica Keith Houston, autor del libro «Shady Characters, The Secret Life of Punctuation, Symbols & Other Typographical Marks». En un artículo publicado en la web de la BBCasegura que «estaríamos perdidos sin ellos. O, al menos, muy confundidos».

Sin embargo, no siempre fue así. «Los griegos practicaban la scriptio continua; esto es, escribían sus textos de tal forma que nohabíaespacionipuntuación entre las palabras, y no hacían distinción alguna entre mayúsculas y minúsculas», relata Houston, subrayando que «era responsabilidad del lector escoger el camino entre la masa de letras, distinguir en ella cada palabra y cada frase, y adivinar dónde terminaba una y empezaba la siguiente».

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)