Velázquez, el genio que se enamoró de Madrid y tenía un esclavo morisco

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez nació en 1599 en Sevilla. Fue precisamente esta ciudad la que le vio dar sus primeras pinceladas, perosu carrera artística quedaría permanentemente ligada a la Villa de Madrid, lugar donde falleció en 1660.

Su primer viaje a la capital fue en 1622. El idilio comenzó por fortuna. Un año antes había fallecido el monarca y Felipe IV se codeaba con Gaspaz de Guzmán, conocido después como Conde-Duque de Olivares,un noble de familia sevillana que logró que la corte se llenara de andaluces.El joven Diego Velázquez se había casado cuatro años antes con Juana, hija de su maestro, que moviendo hilos logró que el joven andaluz aterrizase en la capital. Allí intentó retratar al rey, pero finalmente solo logró pintar a una figura de la época, nada más y nada menos que Luis de Góngora, capellán del rey.

Tras su visita a Madrid, Velázquez quedó impresionado con la calidad artística de la capital y se dio cuenta de que Sevilla se le empezaba a quedar pequeño. Tras algunos enchufes y mucha insistencia logró retratar al rey, una pintura que a día de hoy no se conserva. El monarca supo ver que el joven sevillano tenía un don y un año después Velázquez se traladó a Madrid.

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)