Descubren unos macabros frascos con restos de judíos masacrados por los nazis para experimentar con ellos

Desde extirpar el pene a los homosexuales para tratar de «curarles», hasta dar de beber agua salada a los prisioneros para saber si era tolerada por el cuerpo humano. Los crueles experimentos realizados por las tropas de Adolf Hitler (especialmente por las SS) se cuentan a día de hoy por cientos y guardan un triste lugar en la Historia, pues se llevaron a cabo en decenas de campos de concentración y presuntos centros de investigación. Uno de ellos, según ha podido averiguarse, fue la Universidad de Estrasburgo (ubicada al este de Francia), donde se acaban de encontrar multitud de frascos con restos humanos de judíos que fueron asesinados por los soldados nazis, desmembrados yutilizados en múltiples estudios.

Tal y como ha desvelado la Radio «Francia Internacional», los restos encontrados se corresponderían con los cuerpos de 86 prisioneros que fueron asesinados –presuntamente- como parte del proyecto del famoso anatomista August Hirt para coleccionar esqueletos humanos. Al servicio de Adolf Hitler, este profesor de la universidad de Greifswald se hizo famoso por llevar a cabo todo tipo de experimentos en humanos. «Inoculaba con una aguja hipodérmica gas mostaza líquido en el antebrazo de los prisioneros escogidos. Unas 24 horas después sus brazos se cubrían de terribles llagas y perdían la visión», explica el periodista Óscar Herradón en su libro «La Orden Negra».

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)