Una vida destrozada por la vacuna del Papiloma Humano

Con tres años sabía leer. "Mami, ¿quiénes son los merovingios?", preguntó tras ojear un Muy Interesante del revistero. En el colegio le midieron 144 de cociente intelectual. Superdotada. Devoradora de libros y películas. Un crack de las matemáticas. Promesa de la gimnasia rítmica, del taekwondo... Era Érika hasta los 14... Hasta que le pusieron la vacuna.

-Mamá, ¿qué me está pasando? -quiso saber tras el segundo pinchazo, de tres, contra el virus del papiloma.

Su delgadez iba a más. Había pasado de 55 kilos a 45, las costillas le marcaban las camisetas como un dibujo. Nadie sin embargo se explicaba qué le sucedía a la niña 10. Sus piernas, que tantas medallas y trofeos le habían dado, con el tiempo se fueron volviendoquietas como las de una estatua. Y ahí sigue Érika hoy, con 16 años cumplidos, sentada en una silla de ruedas. Sin triunfo que celebrar.

Leer el artículo completo: El Mundo
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)