Los cinco postigos de la muralla de Sevilla

Hasta bien entrado el siglo XIX la muralla de Sevilla tenía un total de trece puertas y cinco postigos por los que se accedía o salía de la ciudad. Los postigos eran lo que se conoce actualmente como las puertas de servicio, no tenían la importancia de las Puertas de la Muralla de Sevilla, que en algunos casos determinaba el inicio de la actividad comercial o los puntos cardinales.

Estos accesos “secundarios” toman su nombre de los productos que por ellos transitaban. Estaba el Postigo del aceite, el del carbón, el del jabón y el de la basura, además de otro accidental, el delCuco.

Postigo del Carbón

Es el caso del Postigo del Carbón a través del que, según cuenta la leyenda, el caid Axataf abandonó la ciudad para capitular ante Fernando III de Castilla e el año 1248. Estuvo en la actual esquina de las calles Postigo del Carbón y Tomás de Ibarra y, por su localización junto a las carbonerías de la zona, tomó el nombre del Carbón. Aunque también tuvo otro nombre, el de las Atarazanas, por estar cerca de estas, y de los Azacanes, o mozos de cuerda que ofrecían su trabajo junto a la Aduana. Se derribó en el año 1868.

Leer el artículo completo: SeviOcio
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)