La Sevilla de Leygonier, el primer fotógrafo de la ciudad

La inauguración del Puente de Isabel II o el derribo del convento de San Francisco son algunos de los momentos históricos capturados por el objetivo de Francisco de Leygonier y Haubert, el primer fotógrafo sevillano. Su trabajo documentó la Sevilla decimonónica y un magistral uso de técnicas fotográficas como el daguerrotipo, el calotipo o la heliografía de Niépce, materia en la que fue pionero.

Quizás su trabajo como Oficial de la Marina Mercante fue clave en su formación como fotógrafo. Puede que el dominio del francés, lengua aprendida de sus padres, franceses afincados en el barrio sevillano de Santa Catalina, le sirviese para abrirse puertas en el incipiente mundo de la fotografía. Lo cierto es que Francisco de Leygonier y Haubert, nacido en 1812, se formó en la daguerrotipia en en Burdeos en 1840, una técnica nacida oficialmente un año antes en París y que consiste en una exposición sobre una superficie de plata pulida y revelada con vapores de mercurio.

Sin embargo, el fotógrafo sevillano de ascendencia francesa utilizaría la técnica del catolipo, exponiendo a la luz un papel con una base de nitrato de plata y ácido gálico y usando hiposulfito sódico como fijador, para documentar uno de los cambios más bruscos de la fisonomía de la ciudad: el derribo del Convento de San Francisco, situado en lo que hoy es la Plaza Nueva. Esta técnica era más barata que el daguerrotipo ya que el papel necesario es más asequible que las placas de plata pulida, aunque también se usaba cobre plateado.

Leer el artículo completo: Sevilla Ciudad
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)