Presunto, y falso, movimiento de la momia de Fernando III en la Catedral de Sevilla

Hay ocasiones en las que un fenómeno natural puede ser confundido con un fenómeno de carácter inexplicado atendiendo a las circunstancias que rodean al protagonista del hecho. En muchas ocasiones la explicación más sencilla suele ser la acertada, sin buscar más rarezas a un caso que lo reúne todo. En el caso que nos ocupa TODO FUE UN BULO.

La Catedral de Sevilla, en su altar, guarda celosamente en una urna de plata, los restos del Rey Santo, de Fernando III, bajo la imagen de la Virgen de los Reyes. Cuerpo incorrupto cuya vida y milagros le valió ser canonizado en 1.671, bajo el papado de Clemente X, y reinando en España de Carlos II.

Fernando III, Santo Patrón de Sevilla, hijo de Alfonso IX y Berenguela, nació en la población zamorana de Valparaíso en el año 1.199 o 1.201. Tras la muerte de Enrique I y de su padre Alfonso IX, en 1.230, une las coronas de Castilla y León.
Cabeza de la Reconquista en 1.224, logró situar a la corona Castellano – Leonesa en la primera, por extensión, de España.
Falleció en el año 1.252, fue enterrado en la Catedral de Sevilla. Coincidiendo con su onomástica, que se celebra el 30 de mayo, es expuesto su cuerpo incorrupto, en la Catedral.

Leer el artículo completo: Cadiz Directo
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)