El parque zoológico que una vez tuvo Sevilla

Si hubiera que representar al Parque de María Luisa en un animal, seguramente se optaría por la paloma. Tal vez por el pato. Incluso por el león, pero sólo por la representación pétrea de la fuente que lleva su nombre.

Al menos desde mediados de los 60. Y es que, durante algunos años, llegó a haber leones de carne y hueso en el parque. Y flamencos rosa, jabalíes, buitres, monos…

Los Jardines de María Luisa se convirtieron, por tanto, en el punto de referencia de aquellos sevillanos que querían contemplar animales salvajes. Eso sí, en cautividad, puesto que la atracción en sí era un zoológico.

El proyecto inicial tomó cuerpo en la conocida como Isleta de los patos. En una primera fase, hubo hasta ejemplares de dingos australianos (una subespecie de lobo de Oceanía), pumas, papiones, mandriles y driles (similares a los anteriores pero a los que les falta el vistoso colorido facial).

Fue una de las iniciativas con las que se quiso reactivar el recinto de la Exposición Iberoamericana, tras los años de pseudo abandono una vez la muestra echó el cierre. No fueron unas décadas fáciles, como es lógico..

Leer el artículo completo: Sevilla Ciudad
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)