La prisionera de Auschwitz que logró salvar milagrosamente a su bebé de los extraños experimentos nazis

Setenta años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, son tristemente conocidos por casi todos los extraños y trágicos experimentos que el doctor de las SS Josef Mengele realizaba en Auschwitz con los niños (entre los que destacaban su disección en vida o la extracción de sus huesos).
Por ello, muchas prisioneras judías trataron de salvar a sus recién nacidos de las garras de este nazi. A pesar de que la mayoría no tuvo éxito, sí hubo un pequeño grupo de menos de una docena de mujeres que, poniendo en riesgo su propia vida, ocultaron a sus bebés durante su estancia en esta prisión.

Entre ellas se encuentra Priska Lowenbeinova, una judía que fue trasladada a Auschwitz Birkenau (la expansión del primer campo) en octubre de 1944, donde empezó su calvario. Cuando esta joven llegó tras un largo viaje en tren tuvo que someterse, como tantas otras, a las preguntas de Mengele.

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)