La barba de Tutankamón, reparada con un pegamento industrial

Podría ser un guión de comedia si no fuera porque ha sido real. Aunque parezca mentira. La máscara de Tutankamón -uno de los mayores tesoros que conservamos del antiguo Egipto- ha sido víctima de una negligencia por parte de unos empleados del Museo de Antigüedades egipcias de El Cairo.

Al parecer, se empleó pegamento industrial para unir la barba al rostro del faraón, algo que ha ocasionado un grave daño a la figura, según han denunciado conservadores del Museo.

Los conservadores aseguran que la figura fue dañada de forma accidental el pasado año durante unos trabajos de limpieza. La barba trenzada, de oro y color azul, se separó del resto de la efigie del faraón. Para intentar arreglar la rotura, el equipo que estaba a cargo de la renovación del museo no siguió las normas habituales: informar al ministerio de Antigüedades y entregar la figura a un grupo de restauradores.

En su lugar, según el diario árabe, la responsable del museo llamó a su marido -que también está empleado allí- y éste decidió arreglar la rotura uniendo las piezas con un pegamento industrial muy resistente (resina epoxi) pero desde luego poco apropiado para conservar una pieza que alberga más de tres mil años de historia.

Leer el artículo completo: Antena 3
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)