Lecciones secretas de Carlos V a Felipe II

Imaginemos una escena, casi shakespeariana: un hombre escribe una carta a su hijo, en la víspera de una batalla. En ella confiesa su inquietud ante su suerte y los desvelos por su hacienda. Pero no es un hombre cualquiera, es un rey; y su hacienda es la gobernanza de medio mundo. El drama se podría haber titulado «Carlos V», pero el hecho es que la carta del Emperador a su hijo Felipe II existe de verdad, ocurrió en el gran teatro del mundo. En realidad existen dos cartas, una de ellas secreta. Ambas las escribió el César el 4 y el 6 de mayo de 1543, en el puerto catalán de Palamós. Allí esperaba buena mar para partir al combate con su flota.

Ambas misivas, la pública y la secreta, estuvieron perdidas durante más de un siglo. En ellas, Carlos V aconseja detalladamente a su hijo de 16 años cómo ser un buen rey, por si en la campaña militar él muriera o fuera preso, y le da instrucciones para no caer en las redes de sus consejeros, ni ser devorado por la ambición de los grandes del reino. También le habla de sus miedos y le hace partícipe de sus estrategias en los distintos frentes, de las razones de Estado de un imperio inmenso pero de frágil equilibrio, por si tuviera que sucederle. Ningún Rey de la historia ha mostrado la fragilidad y la inseguridad que Carlos V confiesa en este documento. «Es como ver al César desnudo», relata Geoffrey Parker, entrevistado vía skype.

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)