Hernán Cortés y la pesca del primer tiburón en 1519

Cuando hablamos de naufragios, de inmersiones, de búsquedas de pecios, una palabra maldita surge inmediatamente:tiburón, como sabemos los lectores de Tintín o los sufridos espectadores del clásico de Spielberg. Y es que en manos de un creador, cualquier temor o miedo ancestral sirve de anzuelo para enganchar al público y hay que reconocer que el tiburón es el coco perfecto de todos los cuentos, puesto que se mueve con soltura en un medio hasta hace muy poco completamente desconocido y hostil como es el mundo subacuático. Básicamente, un tiburón es una gran boca con dientes que surge de la nada, un peligro que acecha y no se puede adivinar; y desde la noche de las cavernas el miedo más atávico no consiste tanto en que nos maten como en que nos coman.

La irrupción de los tiburones en el mundo de las artes y la literatura empieza cuando en el siglo XVIII franceses y británicos se adentran no ya como corsarios o piratas sino como relativamente pacíficos exploradores y comerciantes en la inmensidad de mares y océanos que antes fueran coto cerrado de Castilla y Portugal. En 1749 un tiburón atacó y mutiló en aguas de La Habana al joven Brook Watson—quien sobrevivió y llegó a ser director del Banco de Inglaterra y alcalde de Londres— y dio pie al Watson and the Sharkde Copley (1778) que se exhibe en la National Gallery de Washington. El relato —ignoro si auténtico— de la muerte del joven irlandés Volney Beckner, que pierde la vida al salvar a su padre de un feroz tiburón, fue desde los albores del siglo XIX empleado como ejemplo de heroico amor filial llevado hasta el último sacrificio. A medida que zoólogos y viajeros daban referencias sobre tiburones los novelistas fueron incrementando la presencia de los terribles escualos en sus estupendas novelas: Ballantyne, Julio Verne —Los hijos del Capitán Grant empieza con la pesca de un tiburón— o Emilio Salgari usaron y hasta abusaron del recurso.

Leer el artículo completo: ABC
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)