Muertes absurdas de famosos de la Historia


La historia suele contar como los reyes morían en el campo de batalla o en su cama por alguna enfermedad tras años y años de duro reinado, pero Enrique I no corrió esa suerte. Con tan solo 13 años, sin apenas oler el trono, falleció de una pedrada mientras jugaba con sus amigos.


El máximo exponente del modernismo catalán, Antoni Gaudí,  falleció atropellado por un tranvía en Barcelona. Hasta aquí todo queda en un fatídico accidente, lo extraño, es que tras el fatal percance, quedó en el suelo tirado sin que nadie le reconociese, ni las monjas que le auxiliaron en el hospital sabían de quien se trataba. El capellán de La Sagrada Familia fue el primero en reconocerle, pero pocos días después de su ingreso en el hospital, falleció.

Fuente: Muy Interesante
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)