Expertos catalanes logran reconstruir parte de una tumba egipcia tras 20 años de trabajo

Si Indiana Jones voló de Estados Unidos a Nepal y de ahí hasta El Cairo para seguirle la pista al Arca de la Alianza, el responsable del Museu Egipci de Barcelona, Jordi Clos, se ha pateado casas de subastas de medio mundo para recuperar una pieza arqueológica que estaba hecha pedazos y había acabado convertida en una especie de puzzle de más de 4.000 años de antigüedad. En el caso de Clos, el objeto de sus desvelos era una de las capillas que integraban la tumba de Iny, un personaje que estuvo al servicio de varios faraones y del que no se sabía nada hasta hace un par de décadas. Ahora, tras veinte años de trabajo intenso, Clos y su equipo han conseguido tanto rescatar del olvido la historia de Iny como reunir y montar todas las piezas de rompecabezas: la capilla ya puede admirarse en el Museo Egipci de Barcelona-Fundació Arqueològica Clos.

La aventura de la reconstrucción de esta capilla comenzó en 1991, cuando Jordi Clos compró en una subasta de Sotheby's, en Londres, una falsa puerta de una tumba egipcia. Esta pieza, que adquirió para que fuera expuesta en un hotel, contenía alguna información sobre Iny, un personaje del que entonces no se sabía absolutamente nada. Y ahí se habría quedado todo si no fuera porque, pocos años después, Clos se enteró por casualidad de la existencia, en un anticuario de París, de tres fragmentos de la misma tumba en cuyos textos jeroglíficos se hablaba del mismo personaje. "Eso es algo excepcional, un milagro", explica Clos. Entonces empezó la búsqueda.

Fuente: 20 Minutos

    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)