Timerosal y autismo: silencio, ocultación y mentiras

Agencias del Servicio de Salud estadounidense -en particular los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) y la FDA-, asociaciones médicas profesionales, científicos corruptos, grandes medios de comunicación, laboratorios fabricantes de vacunas y la propia Organización Mundial de la Salud vienen practicando sistemáticamente una política de ocultación de datos y estudios científicos, manipulación de la información médica y toxicológica e incluso haciendo falsas afirmaciones sobre la relación entre el mercurio utilizado en las vacunas y patologías del neurodesarrollo infantil. La creciente epidemia de autismo en Estados Unidos podría ser de hecho consecuencia directa de esa política protectora de los intereses de una industria que intenta así evitar el pago de indemnizaciones a los afectados y reafirmar las injustificadas campañas globales de vacunación en todo el planeta.

“Crear un problema ofrece la oportunidad económica de su solución. Y en el ámbito de la salud mundial actual existe un enorme incentivo para crear problemas sanitarios y ambientales que los medios de comunicación se encarguen de difundir induciendo ansiedad e incluso histeria empujando con ello al consumo masivo de caros productos químicos o soluciones farmacéuticas”.

Fuente: DSalud
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)