El ingeniero español que desarrolló un teléfono móvil hace un siglo


De vez en cuando, la humanidad se encuentra personas que poseen mentes brillantes y adelantadas a su tiempo, capaces de triunfar en las condiciones más adversas. Como el caso de Mónico Sánchez, un español nacido en 1880 en un pueblo perdido de Ciudad Real, que emigró a Nueva York y acabó inventando un aparato portátil de rayos X y trabajando en la telefonía sin hilos.
Tal y como podemos leer en la web «Esmateria», Mónico Sánchez estaba destinado a ser uno más de los cientos de jóvenes analfabetos que crecían en los pueblos de España. Sin embargo, cuando tenía 21 años su curiosidad lo llevó a emigrar a Madrid para estudiar ingeniería eléctrica, a pesar de que ni siquiera tenía el bachiller elemental.

Al llegar a la capital, descubrió que la escuela de ingenieros industriales estaba cerrada a causa de una huelga estudiantil. Lejos de renunciar a su sueño, decidió matricularse en un curso a distancia de electrotecnia impartido desde Londres por el ingeniero Joseph Wetzler, según narra el físico Manuel Lozano Leyva en su libro «El gran Mónico», dedicado a la apasionante vida de este ingeniero.
A pesar de que no sabía ingles, Sánchez superó el curso de forma brillante y Wetzler lo recomendó para un puesto en una empresa eléctrica de Nueva York. Con apenas 23 años, el joven había saltado de un pueblo manchego a la ciudad más importante del mundo.
Fuente: ABC.es
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)