Werwolf: niños terroristas al servicio de Hitler

Cuando todo estaba perdido, cuando la posibilidad de ganar la guerra era ínfima, la Alemania nazi convirtió en terroristas a los niños que militaban en las Juventudes Hitlerianas. La Werwolf, una milicia secreta integrada en la sección de combate de élite Waffen-SS, tuvo como misión la de resistir al avance aliado empleando tácticas de guerrilla. Cuando el Tercer Reich empezó a desmoronarse, estos chavales se convirtieron en su última esperanza.


Según cuenta en «Berlín. La caída: 1945» el historiador británico Antony Beevor, «en septiembre de 1944, cuando los Aliados occidentales y el Ejército Rojo habían comenzado a avanzar hacia el Reich a gran velocidad, la cúpula nazi pretendía combatir a su implacable enemigo aún más allá de la derrota, por lo que decidió crear un movimiento de resistencia al que bautizó con el nombre en clave de Werwolf». Este estaba inspirado en una novela ambientada en la Guerra de los Treinta Años, obra de Hermann Löns, un ultranacionalista alemán muerto en 1914 que era adorado por los nazis.

En octubre de 1944, se puso en marcha el plan bajo la dirección del teniente general de las SS Hans Prützmann, que había estudiado las tácticas de guerrilla del Ejército soviético durante su estancia en Ucrania. Los jóvenes de la Werwolf -hombre lobo en alemán- fueron entrenados para matar centinelas con una soga de un metro con nudo corredizo. De acuerdo con Antony Beevor, «los programas de instrucción incluían técnicas de sabotaje con latas de sopa de rabo de buey Heinz que hacían explotar con detonadores en forma de lápiz capturados a los británicos».

Los comandos de la milicia clandestina actuarían en el futuro en grupos de entre tres y seis hombres y mujeres, utilizando como armas el sabotaje, el asesinato y, sobre todo, la intimidación. Mientras el Reich se venía abajo, las Juventudes Hitlerianas de la organización secreta, amenazantes, pintaban con tiza en las paredes del país: «¡Traidor, ve con ojo, la Werewolf te observa!». Además, la guerrilla nazi también explotó la humillación que aún sentían muchos alemanes desde la firma del Tratado de Versalles que puso fin a la I Guerra Mundial: «Sabemos que tras la derrota no habrá ninguna oportunidad de que Alemania vuelva a levantarse como hizo tras 1918», decía un comunicado de la organización secreta.

Fuente: ABC (http://www.abc.es/historia-militar/20130128/abci-werwolf-ninos-terroristas-hitler-201301252220.html)

    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su comentario ;)